Recuerdos de A Coruña (1980-2002): Con Os Ancares en el pensamiento

ankares

Hubo una época en la que Os Ancares me fascinaban. Ignoraba -como todo el mundo- que existían más altas montañas en Galicia y, enamorado por el verbo de ese gran profesor que fue Francisco Javier Río Barja, allá me fui en varias ocasiones. No fue fácil conocer a aquella gente ciertamente reservada, excepto en Degrada, la primera de las aldeas tras la larga subida desde Doiras. Ahí estaba Esperanza, viuda, con una larga prole de hijos. Una de ellas, Yolanda, entonces una preciosa niñita rubia, trabaja en A Coruña en una empresa de seguros. al lado de su casa estaba la abandonada escuela en un primer piso, y en el bajo unos establos. Esperanza, ahora en Ponferrada, era un ejemplo de mujer luchadora por sacar a sus hijos adelante, y siempre le agradeceré el que me hubiese abierto la puerta de su casa. Yolanda me dijo que siempre lo hacía, y que por eso mucha gente pasaba por allí. Ella y sus hermanos eran mucho más despiertos que los niños del interior de las montañas, e incluso en una salida a A Coruña que organicé yo dentro del programa de visitas escolares de La Voz de Galicia fueron los únicos que comieron las gambas de la paella, mientras los otros las separaban rápidamente al grito de “¡chicharros!” (saltamontes). La foto es de 1985.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

%d bloggers like this: