Recuerdos de Santiago (1971-1976): De modelo por la plaza del Obradoiro

obrab

obraa

En noviembre de 1971, recién llegado a Santiago, vino el padre de un amigo a visitar a su hijo, y allá pasamos unas horas juntos. El padre, fotógrafo, no desperdició la ocasión de trabajar un poco más. Así que ahí estoy yo con mi anorak en el Obradoiro y luego le pedí el abrigo largo a mi amigo para inmortalizarme ante el Hostal.

Santiago fue aire fresco ante aquel Ferrol opresor. Sigue siendo una gran ciudad, y Ferrol ha recuperado su atmósfera libre. Lo que he vivido en Santiago es algo imborrable, y todavía me siento en casa cuando paseo por sus calles.

Menos de un mes después de haber sido tomadas estas fotos me encontré de frente en la Rúa do Vilar con la primera manifestación de estudiantes de mi vida. Seguí un poco la corriente y tuve el primer contacto con los grises, auténticos carniceros que golpeaban con toda su mala saña. No me vale que hacían su trabajo. Cebarse y descargar golpe tras golpe en personas en el suelo es de paranoicos o de cobardes. Yo creo que la mayoría de los grises tenían mucho de lo primero y bastante de lo segundo.

Incluso hoy, cuando nuestra policía es ejemplo de democracia a pesar de ministros ineptos como sin duda es el actual, me sobresalto cuando una furgoneta suya pasa ante mí, o doy la vuelta a una esquina y me veo venir a una pareja de frente. Respiro y digo de broma que es el síndrome postraumático, como los marines cuando vuelven de Irak.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: