Recuerdos de Ferrol (1952-1968): Un pirata sólo para la foto

yo

Cara de tranquilidad tenía yo en esta foto de agosto de 1957. O sea, cuando tenía 5 años. Mi hermana Maca tampoco estaba nerviosa, claro. La embarcación estaba bien atada a tierra firme, así que subimos sólo para la foto. Quizás esté hecha en el puertecito de San Felipe, en la ría de Ferrol. Yo llevo el clásico corte de pelo de aquellos años, y mi hermana, aunque no se note, era rubia-rubia. El bote, por supuesto, no era nuestro.

Desde pequeño tuve relación con el mar: a mis padres les encantaba la playa, y a mí, desde que tengo memoria, nada de nada de nada, hasta el punto de que ahora no piso arena. Tengo un recuerdo grato de mi infancia en general. Humilde infancia en lo que se refiere a aspectos materiales.

Advertisements

Recuerdos de A Coruña (1980-2002): Doble encuentro en el mercado de Santa Lucía

sverige

En octubre y noviembre de 1980 hice un viaje hasta Noruega con dos amigos, en mi R5 azul. A la vuelta a A Coruña en encontré de repente, en el mercado de Santa Lucía (yo tenía la despensa vacía), con dos muy buenos amigos que siguen siéndolo, Rosa y Lalo. Él, claro, es el que hizo la foto. Yo solía ir andando hasta ese mercado porque me gustaba más que el resto. Luego me aficioné al de la plaza de Lugo, y cuando años más tarde un día me dejé caer por el de Santa Lucía me pareció muy cutre. De ahí recuerdo que en una ocasión me encontré con el comandante Santos, a quien había conocido cuando yo pugnaba por no hacer el servicio militar -y lo conseguí; por cierto, debo de seguir a la espera de cumplir el servicio civil-; fue el único militar de aquellos tiempos, de los que traté, del que emanaba humanidad. Allí, en San Agustín, estaba con su mujer y me confundió -y así me presentó- como el hijo de un conocido. Lo saqué del error y fueron unos momentos violentos. Di el paso atrás, saludé cordialmente y me fui para no ponerlo en un brete (eran otros tiempos…), pero siempre tendré un grato recuerdo de aquel militar orondo… y humano. Rara avis entonces.

 

 

 

Recuerdos de Gran Bretaña (1974-hasta hoy): Un Morris con champiñones

morris0001

En agosto del 78 hice en mi fabuloso R-5 azul un viaje por todo el norte de Europa. Lo dejé en Calais y pasé en transbordador, para ir luego a Reading a ver a mis buenos amigos Phil y Lynne. Un par de días de los que sólo recuerdo la cocina de su piso -con un sistema para preparar las tostadas matinales que entonces era muy original y no existía en España- y su Morris, un viejo y fantástico coche con partes de madera. Entre esa madura y las ventanillas de atrás se había acumulado tierra durante muchos años y allí crecían pequeños… ¡champiñones! En la foto, mis amigos, yo y, claro, el Morris.

Recuerdos de Nicaragua (1983): Ante todo, formalidad

nica0001

Los campesinos siempre fueron los grandes perdedores en América Latina. Descendientes de las poblaciones autóctonas, vivían en la miseria. Eso no era una excepción en la Nicaragua de principios de los 80, cuando yo aparecí por allí. Logré acudir a un acto de entrega de tierras en Pancasán, sitio simbólico de la lucha contra la dictadura somocista. En el fondo, no logré captar la profundidad del acto. Había que entender aquellos rostros que habían sufrido durante medio milenio y quizás más. Para mí fue un acto formal, pero seguro que hay mucho más allá de lo que vi. Eso sí, las formalidades se cuidaron, como demuestra la fotografía.

 

Recuerdos de Huesca (1968-1969): La Pirámide, una vez más

1

En alguna ocasión he dicho que la Pirámide era el icono de la Universidad Laboral donde pasé un año interno, un año del que tengo un recuerdo más mítico que agradable. Lo cierto es que tan sólo fuimos dos o tres veces al interior, y las fotos nos las hacíamos fuera, rodeados de la nada porque Huesca -que hoy se ha extendido hasta allí- quedaba antes a tres kilómetros. En la foto superior, segunda fila, yo, Claudio Jerez Díaz y desconocido. Abajo, desconocido y creo que Ruiz, de Pamplona. En la inferior, yo al fondo y el primera línea Sebastián Oliva (de Alcantarilla), Claudio Jerez Díaz, desconocido y Máximo Pérez Viana.

2

 

Recuerdos de Ferrol (1952-1968): Las baldosas de mi portal

casa10001

Me parecieron horrorosas. Ahora, muchos años después, encuentro unas fotos de la casa donde nací y viví, entonces Avenida del Generalísimo (¡faltaría más!), hoy Estrada de Castela e históricamente Carretera de Castilla. Y lo que muestra la imagen que adjunto son las baldosas del portal. Y lo cierto es que ahora me parecen raras, bonitas y con gusto.